Fundidos en beso profundo,
besado en profundidad,
al compás de párpados batientes ,
piel de gallina,
carne estremecida,
frenesí sobresaliente.

Tus aires,
aquellos que la vida te dan,
a mí de pura dicha
siento me la van a quitar.
Aires que me quedan dentro
por los míos prestos a cambiar.

Agitadas sin palabras,
por las que todas pronunciadas,
en danza sexuada
se acoplan
copulan
y hasta se maltratan.

Besa beso que embelesa.
Besandose están; tu boca sobre la mía
no se dejarán de amar.

Lengua,
dientes…
¡Qué sí, qué sí!
¡Delirio!
¡Locura!
¡Frenesí sobresaliente!

– Anate Rivera –